El Valor de la INTEGRIDAD

Del lat. integritas- atis

f. Cualidad de íntegro.

Íntegro-a

Del lat. integer- gra

Adj. Dicho de una persona: Recta, proba, intachable.

Fuente: Diccionario de la Real Academia Española.

INTEGRIDAD: Vida en concordancia con nuestro estado de conciencia más elevado. La integridad personal requiere valor.

Integridad es obrar con  rectitud y  apego a los principios.

La palabra “integridad” implica rectitud, bondad, honradez, intachabilidad; alguien en quien se puede confiar; sin mezcla extraña; lo que dice significa eso: lo que dijo; cuando hace una promesa tiene la intención de cumplirla.

Los valores humanos claves expresados en una cultura organizacional son fundamentales para hacer de ésta una entidad no solo productiva sino comprometida con su comunidad.  "La integridad es la fortaleza de espíritu que nos hace permanecer fieles a nuestros principios".  JFZárate

Cuando le preguntaron a Confucio quién merecía ser calificado como "hombre superior", el sabio contestó: "Aquel que primero pone en práctica sus ideas y después predica a los demás lo que ya realiza ". En efecto el principio de predicar con el ejemplo y de cumplir los principios que postulamos, es "virtud de mentes y almas superiores". "La integridad es la fortaleza de espíritu que nos hace permanecer fieles a nuestros principios".

En una sociedad donde se pierden los valores y crece la desconfianza, la integridad es un desafío impresionante en los negocios, la familia, el estado y la Sociedad en general.

En la expresión popular se dice que algo es o está íntegro cuando aparece completo, es decir, no le hace falta nada y es aceptable como producto u objeto. Lo integridad se refiere a una capacidad o facultad en el individuo de actuar, pensar, sentir, en definitiva ser lo más completo posible. La integridad es uno de los valores más cercanos a la perfección, si acaso no es una de sus avenidas más directas. En este importante valor, tan extraño en la cotidianidad, confluyen otros valores que facilitan su vivencia y expresión: honestidad, rectitud, sinceridad, libertad, pureza, en fin, hacen a la persona digna de lo que es, lo que hace, así como confiable y ejemplo de vida para otros.

La integridad es de carácter total; no puede pensarse que un individuo sea íntegro en unas cosas, entretanto, en otras no, pues dicho valor no admite puntos intermedios para justificarse cuando se debe ser íntegro o no. Tampoco puede confundirse la honestidad con la integridad; en la primera, las personas no toman posesión de lo que no es suyo y demuestran buen cumplimiento de las normas sociales y reglas diversas de comportamiento y relaciones interpersonales. En la integridad la persona hace extensivo su comportamiento ético a todas las situaciones en las que se ve inmerso o participante. Por ejemplo: alguien muy honesto puede devolver algo (dinero, bien) que no es suyo, pero ser desleal a su cónyuge, familia o amigos (no ser íntegro)

De modo que podemos discernir como una gran parte de nuestra cultura, y los procesos en ella vivenciados están en su mayoría carentes de integridad.

En realidad, la integridad implica un buen grado de madurez en el nivel ético y espiritual, que conducen a la persona a actuar lo mejor posible en todas las circunstancias, pues este valor afecta positivamente a todo su entorno. Las personas íntegras son confiables, delegables, irradian y comparten sabiduría, y son además facilitadoras de las relaciones interpersonales.

La integridad es la respuesta a la doble moral que maneja la sociedad, donde las personas actúan de una manera relativa (a su conveniencia y acomodo), evitando todo tipo de compromiso serio con los demás, con la vida y con Dios. Doble moral que se caracteriza por ser bondadosa cuando se requiera (conveniencia), pero participa de actos denigrantes sin que otros se den cuenta de ello, por otra parte.

De manera que, una persona íntegra responde a sus valores adquiridos, a sus convicciones más profundas, orientadas siempre hacia el bien y la construcción de la familia y la sociedad donde participa. La integridad es cierta evidencia de excelencia en el comportamiento integral de la persona.

Continuamente creamos nuestra realidad a través de las elecciones que hacemos, momento a momento -creando y manteniendo la armonía al seguir nuestra conciencia y actuar por el bien más elevado.

Estamos siendo valientes cuando vivimos de acuerdo a nuestra conciencia cuando sería fácil esconder de los otros que no estamos siguiendo nuestra conciencia. Es más cómodo deslizarse hacia abajo por la colina de la vida, manteniendo o divagando en nuestro estado de conciencia actual, que seguir las escaladas algunas veces duras del camino de lo que sabemos es correcto.

La recompensa de enriquecer continuamente nuestra integridad personal es que nos volvemos más consientes de nuestra naturaleza armónica, de nuestra “chispa” divina.

Al vivir con integridad personal los demás se dan cuenta que pueden confiar en nosotros -nos convertimos en un amigo digno de confianza- un valor para nuestra familia del mundo.

Cuando integramos personalmente nuestra conciencia más elevada en nuestra vida diaria, en nuestras acciones cotidianas, tenemos mayor capacidad para disfrutar la felicidad y la armonía.

Los griegos eran expertos en hacer figuras en mármol. Muchas veces al estar trabajando el mármol descubrían grietas en él, la cual, naturalmente, le quitaba valor a la obra. Algunos, entonces, cubrían esas grietas con una cera especial; la pulían y quedaba aparentemente perfecta, pero cuando la figura era expuesta al calor del sol la cera se derretía y quedaba descubierto el engaño. Por eso, era común encontrar, donde vendían esas piezas de mármol, un letrero que decía: “Se venden figuras en mármol puro; sin cera.” De ahí, viene nuestra palabra en español sincera/o.

Eso es lo que significa integridad: sin grietas.

ENSEÑAR LA INTEGRIDAD A LOS ADULTOS 

- Aunque la integridad es una incorporación de los valores trascendentales de la persona, a nivel institucional, las empresas y organizaciones deben insistir en las capacitaciones y eventos su importancia en los procesos institucionales, lo cual redunda en el bienestar y desarrollo de la empresa como tal.

- Sea usted como facilitador, instructor, líder o dirigente en general, un buen testimonio de integridad, transparencia, recuerde que no se trata de ser perfecto, pero sí fiel a los nobles ideales, valores y convicciones morales.

- En talleres deben realizarse análisis del tema en cuestión, que entrenen al adulto en la pérdida moral que implica no ser íntegro, y cómo nuestra vida podría ser mejor viviendo en la mayor integridad posible. 

BENEFICIOS DE LA INTEGRIDAD  EN LOS ADULTOS

- Congruencia entre lo que se piensa, se siente, se dice y se vive.

- Responsabilidad con respecto a los seres queridos y personas que han depositado la confianza en el adulto.

- Construcción de empresas e instituciones más transparentes, honestas y productivas.

- Mejor ejemplo de vida ética para la familia, especialmente para con los hijos.

- Sentimiento propio de satisfacción por estar acorde con los principios éticos y morales universales.

- Mayor inclinación a una vida espiritual, basada en su orientación hacia lo bueno.

- Aumento de confianza y responsabilidad de parte de otros, gracias al buen testimonio de vida.

LA INTEGRIDAD EN LAS ORGANIZACIONES

El  primer principio de liderazgo es impartir justicia en las decisiones y ello solo se logra con la integridad de nuestros actos. Integridad es elegir hacer lo correcto lo que va de acuerdo a los principios, no necesariamente lo más conveniente para los intereses, es el cumplimiento del deber como misión. Implica obrar de acuerdo a Los principios de verdad, de respeto a los compromisos contraídos y de honestidad consigo mismo y con los demás.

Lo malo viene o se desarrolla solo, es como la mala hierba del campo, cultivamos nuestras mejores plantas pero la mala yerba viene sola esta ahí; entonces hay que desahijarlas, limpiar nuestro campo para que florezca nuestro sembrío. Los valores del entorno resultan siempre  ser determinantes del modelo  a seguir, porque son finalmente el espejo en el cual nos miramos; por tanto debemos desarrollar la capacidad de cambiar en nuestras organizaciones todo aquello que nos paralice: estrategias que no funcionen, funcionarios corruptos, protocolos y procedimientos inadecuados, malos hábitos, modelos de desarrollo equivocados, etc. Debemos mantenernos alertas,  lo bueno requiere siempre  intencionalidad e integridad.

Obrar con integridad mejora los resultados de la organización

Crear organizaciones productivas, tiene que ver no solo con los sistemas y el cumplimiento de los procesos de calidad en la elaboración de los productos, sino fundamentalmente con la cultura de la empresa, este es el valor que hace la diferencia. Una relación no excluyente de practicas de trabajo que expresen la cultura de una organización, puede ser:  la dedicación plena al trabajo de todos sus integrantes, la puntualidad en el servicio, el cumplimiento de las ventajas y beneficios ofrecidos; la reverencia al niño y al anciano; el sencillo hecho de darnos un espacio para escuchar a nuestros colaboradores y clientes; para poder captar adecuadamente  "emergentes" que nos permitan afinar nuestras estrategias de competencia, mejorar nuestro propio trabajo, y por consecuencia los resultados de la organización en general; logrando de este modo un mejor servicio a la comunidad en su conjunto.

¿Ha leído usted los últimos artículos sobre concertación de precios de algunos gigantes de la informática que han comprometido su prestigio, amen de las millonarias multas impuestas por el sistema judicial norteamericano? El tema hoy es público y es una de las razones que avalan esta idea rectora sobre la integridad: "Por lo general nada permanece oculto bajo el sol y a la luz de la conciencia, en todo caso no por mucho tiempo".

Algunas organizaciones de las más grandes a las más pequeñas  crecen por la posición que ocupan en el mercado y,  no necesariamente por la mejor calidad de sus sistemas y su gente; es más algunas requieren de una urgente revolución por dentro que impida que el mercado las siga erosionando. ¿Y esto porque?. Porque muchas entidades tienen la visión compartida de los valores organizacionales solo en el papel, debido a la falta de integridad de quienes están llamados a llevarlos a la practica con el objeto de provocar el efecto espejo en el colectivo; sus presidencias en tanto, viven de las encuestas sesgadas que les entrega  su entorno inmediato más interesado en mantener el status quo que en privilegiar la relación con el cliente ya sea éste interno o externo ; y me estoy refiriendo tanto al ámbito público como privado.

LA INTEGRIDAD REFLEJADA EN UN POEMA

El siguiente poema de Rudyard Kipling es una enseñanza completa de lo que es la integridad. Como todo padre podría inculcar el valor universal de la Integridad:

SI

Si puedes tener calma cuando en tu derredor

todo el mundo la pierde y a ti te culpa de ello;

si cuando de ti dudan puedes tener fe en ti,

pero también excusas la desconfianza de otros;

Si puedes esperar sin cansarte en la espera,

o siendo calumniado, no esgrimes la calumnia,

o siendo aborrecido, el odio en ti no acoges,

y con todo no pecas de bueno o sentencioso;

Si puedes ensoñar sin rendirte a los sueños,

o pensar sin hacer del pensamiento meta;

si puedes arrastrar el triunfo y el desastre

tratando de igual modo a entrambos impostores;

Si puedes soportar que la verdad que has dicho

se trunque en bocas viles en trampa para bobos,

o ver hecha pedazos la ilusión de tu vida,

e inclinarte a rehacerla con recursos maltrechos;

Si en un montón juntando tus cuantiosas ganancias,

jugarlas todas puedes a un simple cara o cruz,

y perderlas, y luego volver a comenzar,

y jamás una frase decir de lo que pierdes;

Si puedes obligar al corazón y al nervio

y al músculo a servirte, aun después de extenuados,

y perseveras aunque ya nada quede de ti,

salvo la voluntad que le dices “¡Adelante!”;

Si puedes con la plebe tratar sin menoscabo,

o alternar con monarcas sin romper con el vulgo;

si no pueden herirte ni amigos ni enemigos;

si a todos consideras, mas nunca en demasía;

Si el minuto implacable puedes avalorar

con sesenta segundos de avance en tu jornada,

tuyo es el mundo y todo lo que en el mundo existe,

y, más aún, serás todo un hombre, ¡hijo mío!

Fuentes:
http://www.mailxmail.com/curso-valor-organizaciones/integridad
http://www.mailxmail.com/curso-valores-morales-adultos/valor-integridad
http://www.proyectopv.org/1-verdad/integridad.htm

http://www.youtube-nocookie.com/v/44gLX3fKwOg&hl=en_US&fs=1&rel=0&color1=0x2b405b&color2=0x6b8ab6
http://www.youtube-nocookie.com/v/ubb3BVbhh8I&hl=en_US&fs=1&rel=0&color1=0x2b405b&color2=0x6b8ab6
http://www.youtube-nocookie.com/v/2azRPFpeZDs&hl=en_US&fs=1&rel=0&color1=0x2b405b&color2=0x6b8ab6
http://www.youtube-nocookie.com/v/fDhcxI3oQTA&hl=en_US&fs=1&rel=0&color1=0x2b405b&color2=0x6b8ab6

About these ads
  1. #1 por Sigfrido S. P. el 8 junio, 2011 - 15:26

    Definitivamente la interpretacion y ejemplos son muy buenos…..espero puedan sacarle el mejor provecho y poder conpartirla….

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: